Siempre que veo a algún gurú de la tecnología actual hablar sobre el futuro que nos viene, me vienen a la cabeza los intentos anteriores de predecir cómo sería nuestra vida hoy día. Por ejemplo, entre los años 1899 y 1910, Jean-Marc Côté (y otros artistas, pero su nombre es el que destaca) dibujó una serie de escenas que trataban de ilustrar cómo imaginaban los franceses de la época la vida a partir del año 2000.

Lo que me llama la atención es ese empeño de no desprenderse de los usos, costumbres y modas de la época. Las máquinas eran solo complementos que facilitarían sus hábitos pero que no alterarían para nada su vida tal y como la conocían. Hoy día ya sabemos que la irrupción de una tecnología nueva puede llevarnos a cambiar la sociedad de arriba a abajo. Reducir las distancias, la inmediatez de la comunicación, los nuevos problemas que resolver… todo ha cambiado en muy pocos años. Sin embargo, seguimos haciendo predicciones de futuro de la misma forma que los franceses de hace un siglo. La inteligencia artificial será una singularidad sin precedentes, pero nos empeñamos en no aceptar que habrá un cambio de costumbres, modas… y pensamiento.

¿Estamos en el futuro que imaginaron?

Las predicciones de Jean-Marc Côté fueron encargo de una fábrica de tábacos en 1899. Querían aprovechar la proximidad de la Exposición de París de 1900 para ofrecer a sus compradores una serie de cromos ilustrados con escenas futuras. La empresa quebró antes de completar el encargo, pero en los años siguientes se recuperaron en forma de postales y colaboraron otros artistas. No tuvieron mucho éxito y cayeron en el olvido, hasta que Isaac Asimov descubrió 87 de estás ilustraciones y las publicó en 1986 en el libro Futuredays: A Nineteenth Century Vision of the Year 2000.

Algunas de las predicciones de estas postales pueden ser tan fantasiosas que son hasta divertidas. Situaciones altamente improbables incluso para la imaginación de aquellos días.

El futuro del transporte: una ballena
Tal y como está hecho eso debería responder al movimiento de toda la ballena… arriba y abajo todo el rato. No creo que estuvieran tan tranquilos los pasajeros.
El futuro del ocio bajo el agua
¿Para qué ir hasta el fondo del mar para…eso?
El futuro de la cría de pollos
Conversor de huevo a pollito automático… ¿servirán para todas las especies?

Pero otras son asombrosamente acertadas. La única diferencia con algunos aparatos que usamos hoy día son los tamaños y los diseños… pero sus funciones no estaban demasiado alejadas de lo que acabaría siendo realidad.

El futuro de las aspirtadoras
Un limpiador automático… si le quitas a la sirvienta es la bisabuela de la Roomba
El futuro de las videoconferencias
Videoconferencias cómodamente desde una silla de tu casa… la salvación durante el confinamiento de la pandamiea
El futuro de las impresoras
Aparatos que pueden imprimir lo que les dictas…lo que no han previsto es el precio del cartucho de tinta.
El futuro de la impresión 3d
Impresión 3d de edificios… ¡han empezado hace pocos meses!
El futuro de la guerra
Aviones con cañones para atacar desde el cielo… lo de matar lo imaginamos siempre muy bien
El futuro de la movilidad en patinete
Patinetes eléctricos… ¡es lo que está de moda ahora!
El futuro de la música
Un sólo hombre para tocar todos los instrumentos… DJ Vintage

Por supuesto no podía faltas en las predicciones del futuro los autopropulsores y los coches voladores… en nuestras predicciones actuales seguimos imaginando un futuro aéreo.

¿Cuál es tu predicción favorita para los años que vienen? Las mías son: inteligencia artificial, manejar aparatos con la mente, la realidad aumentada… y los coches voladores, ¡que no pueden faltar en ninguna lista!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí